Descendiendo a los infiernos.

Emulando a nuestra querida Nanako, los mojones hemos estado últimamente bastante al borde del suicidio forzado por culpa de tener tejemanejes con el Señor del Mal (Señor del Capital). La cosa es que bajamos al infierno para buscar el alma inmortal de Thomas Ubhres, pero el Rey de las Tinieblas nos pilló in-fraganti y nos arrebató las almas y las puso a subastar en e-Bay. La cosa es que el ganador de la subasta (por 37€ y un billete de transporte de cercanías caducao) es un lacio de cojones y se olvida la llave de la caja fuerte por todos sitios, con lo que esperamos recuperar nuestras queridas almas muy pronto (aunque sea por el método de colarse en su keli y mangarlas, porque ya sabéis que malo es de robá, pero mucho peó es de pedí). Lo interesante de todo esto es que Kendroock aprovechó el viaje para hacer un retrato del famoso Demonio Dojo y otro del Archidiablo Christian Sikama, que ha prometido aparecer en un próximo lanzamiento de esta humilde casa.

diptico

6 comentarios en “Descendiendo a los infiernos.

Deja un comentario