Rss

  • youtube

Archives for : ZX81

Más Uwol ’81 en hardware real.

Thank you, Yerzmyey!

Uwol ’81 en un ZX81 real

¡Gracias, José Leandro!

¡Nuevo juego mojono! Uwol, Quest For Money ’81

Sí, amigos y amigas, monos, monas y demás gusarapillos. La plataforma NSSU (Ningún Sistema Sin Uwol) ha patrocinado (a base de comprar siete kilos de tico-ticos de sandía) el desarrollo relámpago de la versión para ZX81 de 16K de nuestro juego favorito. Supuestamente iban a sacar otra versión que funcionaba en ZX81 de 1Kb, pero no eran lo suficientemente hardcores (ni masoquistas). Usando la gran biblioteca para el desarrollo de juegos para ZX81 con Z88DK (la ZX81MtLib, disponibilísima para quien la pida) y teniendo que rediseñar todos los niveles del juego (aunque han intentado que muchos sean parecidos), nuestros programadores internos se han currado una maravillosa versión a ritmo de tango.

[Ir a la ficha de Uwol ’81]

¡Ya estás tardando en descargarla y jugarla hasta que te sangren los dedos (cosa harto difícil, ya que la superficie táctil-tecládica del ZX81 es muy suave)! Y recuerda que si el ZX81 es una máquina nueva para tí, aquí tienes un tutorial introductorio la mar de apañao.

Cómo jugar a güegos de ZX81

Venga, que es muy fácil. Además, te va a gustar. Lo primero que hay que hacer es bajarse un emulador. A nosotros nos gusta mucho el EightyOne (que además emula Jupiter Ace, Spectrum, y otras máquinas relacionadas). Es de gratis y se baja de su web: http://www.chuntey.com/

Lo bajáis, lo descomprimís donde más os guste, y lo ejecutáis. Podéis toquetear las opciones de emulación de TV, que están cojonudas, pero no entraremos en eso. Entramos en Options -> Hardware (o pulsamos F6) y seleccionamos el ZX81 de la lista.

Ya tenemos el emulador listo para ejecutar un güego de zx81. Para esto:

1.- Arrastramos el archivo .P con la imagen del güego a la pantalla del emulador.Ya sabéis, tema 1 de manejar un ordenador, arrastrar y soltar:

2.- Él solo se reiniciará (que es mu listo), se escribira LOAD “” y se dará a ENTER, cargando el juego (verás rayas negras y blancas divertidas durante un segundo). Cuando acaba, pone “0/0” en la pantalla:

3.- Pulsamos R (RUN) y pulsamos ENTER.

4.- Gugamos al güego. Así de sencillo, natural, y cósmico. Y, además, gratis. Y divertido. Y edificante. Precisión. Pasión. Resacón.

Venga, ahora a animarse a probar el Nanako in Classic Japanese Monster Castle 81.

¡Nuevo juego mojono! Nanako in Classic Japanese Monster Castle ’81

Desde que nos metimos en esto de la retroescena, siempre nos llamó la atención el hermano chico de la familia Sinclair (bueno, el no tan chico), o sea, el ZX81. Un ordenador con tanta idiosincrasia no podía quedarse sin explotar por los seguidores de Vah-ka, así que el Noviembre del año pasado pusimos al mono programador de bibliotecas, Monbrarian, a hacernos una biblioteca para hacer juegos en ZX81. La tuvo lista pronto, en cuanto le cogió el truco al D_FILE del ZX81. Como no nos gusta sacar bibliotecas sin hacer un juego con ellas (¡hay que predicar con el ejemplo!) decidimos emplearla haciendo un port libre de uno de nuestros grandes éxitos, Nanako in Classic Japanese Monster Castle.

El ZX81 tiene un display orientado a carácter que viene genial. Con un poco de ASM y mucho C, se puede hacer juegos a pantalla completa con sprites enormes.Próximamente, cuando encontremos tiempo para documentarla, lanzaremos la primera versión de la ZX81MtLib. Si no podéis esperar, sólo tenéis que bajar el código fuente y echarle un ojo… La biblioteca es muy sencilla y pronto os haréis con ella.

Si sólo queréis jugar, también nos vale.

[Pulsa aquí para ir a la ficha del juego]

¡Ya estáis tardando en ir a la ficha y bajar el juego! Por cierto, sorteamos un bocadillo de acetate entre todos los jugones que sean capaces de terminarse el juego en lo que queda de año. También os recordamos que el CSSCGC 2011 admite juegos para ZX81.

¿Nanako feroz en Sinclair ASCII art?

Yo no me lo creía. ¡Y con ejcrol!

El pisto manchego, el mono rebelde y Stevie Wonder

Ayer dejamos a Moj en las Montañas del Berrido. Bonito título para un juego, no? Cómo sería en inglés… Bueno, pues que la vamos a dejar ahí mientras os contamos los problemas que hemos tenido hoy. Porque vaya día llevamos. Buf, como no sois capaces de imaginarlo os lo contamos.

Resulta que, mientras ultimábamos nuestro próximo lanzamiento de un juego en cuatro colores con monedicas, fantasmicas, vampiros y demás cosas que probablemente ya conozcáis, hemos recibido una carta de un fan del Facebook. La carta comienza con un texto que nos ha dejado helados: “Buenos días.”

Ante semejante hecho hemos decidido dejar todo lo que estábamos haciendo, tirar la carta a la basura, echar unas monedas en el parquímetro del mojonmóvil, alicatar tres cuartos de baño y ponernos a cocinar un pisto manchego, que se nos da muy bien guisar ya que somos fans de Jaime Oliver.

Mientras cortábamos el pimiento rojo en taquitos pequeños para hacer el sofrito, ha entrado en la cocina mojona nuestro mono músico, Eliozondo el mono Cachondo, todo rebotado porque ha recibido una carta de la SGAE. Evidentemente, hemos dejado de hacer el pisto manchego para leer la carta.

Ésta, comenzaba con un texto que nos ha dejado nuevamente helados: “Buenas tardes.” Otro shock. A la basura la carta, demasiadas emociones para un mismo día, y de repente, de nuestras increibles cabezas pensantes y crecientes, surge la idea de recuperar aquel televisor elbe de 11” antiquísimo que tenemos guardado en el almacen mojono para cosas antiguas y muy antiguas, el AMCAMA.

Como el tdt no funciona en este monitor (otro problema ya que no podemos ver El Doctor Mateo), Eliozondo, que a parte de cachondo es bastante espabilado, le ha conectado un vetusto ZX81 que teníamos en el AMCAMA.

– “Pero si sólo se ve en blanco y negro!” – gritabamos airadamente.
– Efectivamente. Como un vídeoclip de Wonder y McCartney – comentaba Eliozondo, que a parte de cachondo y espabilado, tiene un gusto musical un tanto pastelón.

Así que nada, os dejamos con unos minutos musicales patrocinados por Eliozondo y ya seguiremos cuando apetezca con la historia de Moj, que dicho sea de paso, está super interesante.

De lampones y desacatos

Moj, con un pañuelo, hace moooooooooj.

Estamos atravesando un período duro aquí en Mojonia. Todo empezó hace tres semanas, cuando se nos acabó el jamonyor. No contentos con eso, los Dioses del Destino nos azotaron con una plaga de torposis aguda que nos convirtió en elefantes en una cacharrería. Debido a eso, se perdieron varios equipos informáticos, las maneras, un soldado de Murcia, las llaves de la Martirio y la colección de cromos de Casimiro que guardábamos como oro en paño. Luego ocurrió lo peor: a todos, sin excepción, nos salió un padrastro en el deo.

Habíamos dejado nuestro primer lanzamiento para la campaña navideña a falta de la música principal, y el tema padrastístico no iba a ayudar a la situación. Para colmo de males, un ratón se comió el pen drive donde lo guardamos todo. Nos tiramos días recuperando cosas a partir del último backup… Cuando nos dimos cuenta de que el código fuente de nuestros dos lanzamientos navideños se había perdido.

Por suerte, Moj había guardado una copia de los fuentes de uno de los dos proyectos en un diskette especial que atesora por si algún día queremos echarla, más que nada para hacernos chantaje emocional y material. La putada gorda es que el susodicho diskette se encuentra muy bien guardado: primero hay que atravesar el Laberinto de los Gargajos, luego escalar la Montaña del Berrido, descender por los Rápidos de Badajoz, saltar de afilado pico en afilado pico en el Desfiladero del Demoño Dojo, y por último acertar todas las preguntas del Anciano de la Torre (que se llama Josealbe).

Conscientes de que todo eso parece el argumento de un videojuego que no dudéis que haremos algún día, nos pusimos manos a la obra con la expedición, como no, comandada por la propia Moj, que era la que se sabía el camino (o, al menos, eso aseguraba).

El Laberinto de los Gargajos

El Laberinto de los Gargajos era un sitio horripilante. Estaba todo lleno de pañuelos de tela de viejo usados y sin lavar. Para colmo habían puesto los últimos éxitos de David Bisbal por la megafonía del recinto (para los que no lo sepan, todos los laberintos tienen megafonía menos los que salen en los juegos de ZX Spectrum 48K, que solo tienen efectos de sonido). El ambiente era tan agobiante que estuvimos a punto de rendirnos diecisiete veces antes de doblar la primera esquina. Luego fue más sencillo: la buena de Moj ideó un sistema especial para saltar por encima de las paredes del laberinto (que no tenía techo) basado en una escalera plegable. Con esto, en diez minutos estuvimos fuera.

Así que nos encontramos al pie de las Montañas del Berrido, famosas por sus vientos, que se cuelan por las grietas y parecen recitar obras de Pérez Galdós. Acampamos, ya que se acercaba la noche y decidimos dejar la segunda etapa del viaje para el día siguiente. Sentados alrededor de una hoguera, recordamos los preciosos gráficos en 4 colores, las ingentes cantidades de monedas, y lo coñazamente ladilla que era el puto fantasmica del juego que queríamos recuperar.