Dona Bailey, programadora del Centipede

Empezamos un apartado para recordar a algunas programadoras, creadoras de auténticas y legendarias joyas del mundo del videojuego.

Nuestra protagonista

En esta primera entrada, nuestra protagonista es Dona Bailey, programadora del archiconocido Centipede para ATARI 2600, junto a Ed Logg. (Le dedicaré una entrada)

Ed luce orgullosa su maquina del Asteroids

Dona Bailey trabajaba como programadora informática en la empresa General Motors ubicada en Santa Barbara, California y,su primer contacto con los videojuegos fue por mera casualidad, ya que a Dona le gustaba bastante una canción del grupo Player One,llamada Space Invaders, donde hace referencia al mítico juego y que ella desconocía por completo la existencia del videojuego.

Un clásico!

Un compañero suyo le propuso ir a almorzar a una bar cercano donde había una recreativa del Space Invaders y,Donna comprendió el significado de la canción.
En ATARI estaban usando un procesador Motorola, el mismo con el que desempeñaba sus funciones en General Motors, programando pantallas de control climático. En 1980, fue contratada por la compañía.

Dona poseía un libro con ideas para unos 30 juegos. En ese libro se decantó por el Centipede, al gustarle la idea en la que un gusano se va abriendo paso para llegar al jugador.
Bailey comenzó a trabajar en el proyecto, siendo la ingeniera jefe de programación donde tenía a 4 personas bajo su cargo. Finalmente, el Centipede fue lanzado al mercado en 1981.

Aparte del Centipede, Dona empezó a trabajar en otro juego que no llegó a ver la luz,por que el resultado del producto no iba a ser el deseado,debido a las bajas prestaciones que ofrecían los procesadores de la época.

Tras 2 años en ATARI decide abandonar la compañia a la edad de 26 años.
En la actualidad ejerce de profesora en la Universidad de Arkansas en Little Rock.

2 comentarios en “Dona Bailey, programadora del Centipede

  1. Y como quien no quiere la cosa llegó 1986 dispuesto a mostrar cantidad de videojuegos sobresalientes en calidad (porque en este año cantidad sí en sinónimo de calidad). Este año fueron lanzados una barbaridad de juegos que hoy son leyenda, como Out Run (primer juego en utilizar la técnica del Scaling, mediante la cual los gráficos se hacen más grandes a medida que se acercan a la pantalla, proporcionando así más sensación de velocidad, a pesar de que debido a ello la calidad disminuya al hacerse los píxeles más grandes) destacó por su música y voces renderizadas y Wonderboy, por parte de Sega, Arkanoid y Bubble Bobble (los dos de Taito), y por último Rygar de Tecmo (antes Tehkan).

Deja un comentario